Preguntas Frecuentes y Nuestros Mejores Tips para asistir a Mediación

febrero 25, 2019
Compartir artículo:

Muchas veces en nuestras asesorías iniciales nos dedicamos a explicar a nuestros clientes el procedimiento de la “Mediación”. Por eso, quisimos aprovechar en este blog de entregar esta información de manera sintetizada. Acá, la respuesta a preguntas frecuentes sobre este tema.

¿Qué es la mediación?

En términos simples es una reunión con un mediador profesional (que busca ser el tercero imparcial)  y el otro padre/madre, en la que se busca crear condiciones para conversar y llegar a acuerdos sobre los hijos.

¿Es voluntaria u obligatoria?

Sentarse a conversar y tratar de llegar a acuerdos con el otro en una mediación es un procedimiento voluntario. Nadie nos puede obligar, es un acto de voluntad. Sin embargo, la ley busca “estimular” estas conversaciones apostando a que, en muchos casos, los mismos padres podrían ponerse de acuerdo por si mismos si se dieran las condiciones necesarias para dialogar.

La idea es buscar evitar la judicialización de las causas en familia, apostando por la capacidad de cada equipo parental de auto regularse y, solo en casos de extremo conflicto, intervenir. Por lo mismo, antes de poder realizar un juicio sobre visitas, alimentos o tuición, tribunales exige un certificado de mediación frustrada, que certificaría que los padres se encuentran en una situación de tanto conflicto, que no pueden ponerse de acuerdo de manera autónoma. Dado que se exige este certificado para poder dar curso a una demanda por estas materias, se habla de la mediación como obligatoria.

En síntesis, frente a la citación de mediación, uno tiene tres opciones:

  1. Ir, escuchar lo que la contraparte plantea, explicar la propia postura y aprovechar la oportunidad de conversar, evaluando la posibilidad de llegar a un acuerdo. Si esto no es posible, siempre se puede proceder al juicio.
  2. Ir y, presencialmente manifestar la imposibilidad de llegar a un acuerdo. Esto no tiene ninguna repercusión, además de que se hable de mediación frustrada en el certificado.
  3. No ir y manifestar la imposibilidad de llegar a un acuerdo. Esto no tiene ninguna repercusión, además de que se hable de mediación frustrada en el certificado.

¿Significa que me demandaron?, ¿Necesito un abogado?

Esto no es una demanda, y tampoco se necesita un abogado para ir. Pero siempre es posible y recomendable conversar con un abogado de familia, que me permita comprender la situación legal en la que me encuentro y las posibilidades realistas de que mis planteamientos sean acogidos en un tribunal en caso de no prosperar la mediación.

¿Tienen validez legal los acuerdos que lleguemos ahí?

Los acuerdos logrados en el contexto de mediación son presentados al tribunal de familia competente. Una vez aprobados, tienen la misma validez que una sentencia.

Esto significa que frente a un incumplimiento de cualquiera de las partes se pueden ejercer las acciones contempladas en la ley, tal y como si se tratase de la ejecución de una sentencia.

¿Qué pasa si me arrepiento de lo que acordé?

Una vez que el acuerdo es aprobado por los tribunales adquiere la misma validez que una sentencia. Por lo mismo y mientras esté vigente debe cumplirse con lo acordado.

Si por algún motivo queremos cambiar lo acordado, debemos solicitar una nueva mediación -si se trata de materias respecto a las cuales la ley exige certificado de mediación frustrada para poder demandar- o bien solicitar en el tribunal a través de una demanda se modifique lo pactado.

Es importante tener en cuenta que lo que deberá acreditarse para modificar tanto una sentencia como un acuerdo aprobado por el tribunal es un cambio de circunstancias que justifique la necesidad de revisar y finalmente cambiar lo que ya se acordó o falló en su momento.

¿Es gratis o debo pagar?

Existen centros o mediadores particulares que deben ser pagados por la parte que solicita la mediación o bien en forma conjunta por las partes si es que están de acuerdo en llevar a cabo el proceso de mediación.

También existen centros en donde la atención es gratuita, acreditando que quien la solicita tiene ingresos iguales o inferiores al ingreso mínimo autónomo per capita promedio del hogar. También se consideran otros factores de vulnerabilidad como el estar cesante durante los últimos 6 meses, ser o haber sido víctima de violencia intrafamiliar, presentar un 25% de endeudamiento en relación a sus remuneraciones líquidas, entre otros.

¿Nuestros mejores Tips para ir?

Finalmente, nuestro mejor consejo si lo citan a mediación es: mantener la calma. La mediación es un paso previo a la posible judicialización de un conflicto. Decimos incluso “posible judicialización”, porque incluso en los casos de mediaciones frustradas, muchas veces ni si quiera se presentan demandas posteriormente.

Al depender completamente de la voluntad de las personas a las que se cita, nadie se encuentra obligado a llegar acuerdos, o siquiera a asistir. El ir o no ir a la cita no se considera como antecedente en un contexto de juicio, aunque es importante considerar que el no asistir podría eventualmente permitir que se demande, situación frente a la cual necesariamente necesitaré contratar a un abogado.

Por lo que, aunque existen casos excepcionales, en los que creemos la mediación no resulta una alternativa realista (por ejemplo: casos de violencia intrafamiliar), siempre creemos que es importante abrirse a asistir y evaluar ahí la posibilidad o no de llegar a un acuerdo en esta instancia, contando con la información realista y fidedigna de una asesoría previa de un abogado de familia.

 

Puedes leer más sobre este tema en otra de nuestras entradas: La mediación obligatoria en el proceso de separación.

Compartir artículo:

Conversemos





Avenida Vitacura 2909, oficina 1205, Las Condes

+562 2233 6808

+562 2312 8004